Cómo dar una ponencia y no perder la credibilidad

¡Hola familia!, como alguno ya sabe llevo unos días intensos de reuniones y encuentros donde he podido conocer gente maravillosa dedicada al mundo del diseño. En estos días he encontrado gente de todo tipo, algunos con más feeling, otros con menos, pero no dejan de ser experiencias que te enriquecen y de las que sacas algo positivo siempre.

En estas charlas, conferencias, talleres o seminarios, he podido observar que existen principalmente dos tipos de ponentes, el que aporta valor al oyente y el que aprovecha la ocasión para decirte cada dos minutos “cómprame“.

Veréis, en este análisis lo realizo como espectador, con el obejtivo de comentar las impresiones de cada uno de estos tipos. Estoy seguro que ambos son personas válidas, con experiencia en su materia, agradables (pude hablar con ambos en privado…), pero que toman una actitud distinta a la hora de la ponencia, y eso es lo que al final marca la diferencia.

Primer caso

En el primer caso, se presentaba como diseñador gráfico, y nos venía a hablar sobre la importancia de construir tu marca y el branding en general. A pesar de que esta persona denotaba cierto grado de nerviosismo (pienso que no estaba muy acostumbrado a hablar en público), supo hablar de su trabajo, de cómo lo aplicaba, poniendo ejemplos de otras empresas y marcas con mucho nombre. ¿Qué apreciamos los allí presentes? Que no necesitaba hablar mal de otros para dar a conocer su trabajo.

Me encontraba ante un ponente que aportaba valor a los allí presentes, sin menos preciar el trabajo o las rutas que marca su competencia y se olvidó de intentar vendernos, si no en que conociéramos casos reales y soluciones tangibles. ¿El resultado? Se posicionó en la mente de todos como un experto y después de la ponencia todos los allí presentes le dimos la enhorabuena e intercambiamos contactos.

Segundo caso

El segundo caso, se presentaba como un consultor de marketing especializado en SEO, hablaba sobre la importancia del análisis previo, las estructuras de las URL y la experiencia del usuario. En este sentido me pareció un tema suuuuper interesante. Si bien es cierto que no conozco quien diseñe sin tener esto en cuenta, él aseguraba que había que llevarlo a un nivel mucho mas avanzado, ¡genial! (pensé…).

Sin embargo el tipo abrió la ponencia con preguntas a los allí presentes sobre la forma de trabajar que tenemos, para después afirmar que esas no son formas, y que la metodología que hay que seguir es la que él exponía en su presentación. ¿Enserio ese es el inicio de una ponencia?, ¿Necesitas publicamente decir a alguien que no conoces de nada, ni sabes su facturación ni sus resultados, que su “método” no es el correcto y aprovechar tu posición de ponente para decir que solo el tuyo es válido?. Tal cual, llegó a decir “solo conozco una empresa que trabaja así de bien en la región, y es la mia“.

Meeeeehh…..

Bien es cierto que lo que decía sonaba interesante, que es algo que ponemos en práctica todos los que nos dedicamos al diseño, con nuestra propia metodología y en base a nuestra experiencia. Pero el tipo pensó que queda más chulo decir términos “gringos”, para después tener que explicar a los allí presentes que quiere decir esa palabra y dejarlos con la boca abierta, pero sinceramente… esa no fue mi impresión.

Por si esto fuera poco, analizó diseños web de los allí presentes y como es lógico le preguntaron por los suyos propios, a lo que contesto “mi web es perfecta“.

El servicio y metodología que este ponente realiza, tiene un coste aproximado de 4.000€ (si, también nos dijo cuánto saldría su trabajo…por si alguno picamos). Este ponente se denomina en el mercado como consultor SEO, y este es mi breve análisis de su web:

  • Si accedemos a sudominio.com la web no tiene implementado certificado de seguridad SSL.
  • Si accedemos a través de las https, Chrome nos arroja el cartelito de: Es posible que los atacantes estén intentando robar tu información.
  • En el top menu tiene un botoncito para acceder al wp-admin, (¡genial!, pongamos en bandeja que es un WordPress y que esa es la ruta de acceso, sin captcha tampoco…total ¿para que?).
  • En el footer tiene un Menu con el Aviso Legal, pero no tiene enlace alguno, por lo que no cumple con la normativa.
  • El PageSpeed de Google califica su velocidad de carga como “poor” (Pobre).
  • Tiene indexadas URL cómo sudominio.com/diseno-web-2 y una vez accedes, no hay contenido.
  • Tiene indexadas URL con títulos cómo %%term_title% Categoria %page%% (A ver si arreglamos el Yoast Seo…).

Vale, vale…espera. ¿No era tan importante el SEO, la estructuras de la URL, la experiencia para el usuario?. Bueno, a mi no me hagas caso, soy un tipo cualquiera, pero no te preocupes, esta consultoría te ha salido gratis.

En resumen

El ser ponente puede convertirse en una gran oportunidad para posicionarte como experto de la materia tanto en tus posibles clientes, como en la de tu competencia. Pero también puede pasar todo lo contrario y arruinar tu credibilidad.

Aquí te dejo algunos consejos y si puedes aportar alguno más a la lista puedes dejármelos en los comentarios, ¡gracias!.

  • No menciones a la competencia, no lo necesitas.
  • Es mejor parecer nervioso, que parecer prepotente. Si eres nuevo no pasa nada, toma agua, relájate y explica que no estas acostumbrado a hablar para tanta gente. El público te entenderá y te ayudará en tu ponencia.
  • No te centres en vender tu producto o servicio. Explica un problema común y cómo se soluciona, casos de éxito, etc.
  • No preguntes al público con el objetivo de criticarles. Pone en un lugar no deseado a los que han ido a escucharte.
  • Olvídate del “yo”, “nosotros”, “en mi empresa”….
  • Invítales a que te conozcan, a intercambiar contactos una vez termines tu ponencia.
  • ¡No te olvides de sonrerir!.

 

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.